sábado, 18 de octubre de 2014

Dilemas


Quiero escribir y hablar. Quiero gritar. Respirar el aire denso hasta que mis pulmones revienten. Sentir la libertad a veces insana de no ser nadie. De no sentir nada. Pero a quién vamos a engañar sino a nosotros mismos, fingiendo que todo nos importa más bien poco. Que somos humanos, poco humanos. Que no tenemos apenas emociones. Que no sentimos amor. Ni pena. Ni absolutamente nada. Pero nos mentimos. Día tras día lo hacemos. La verdad es que hay actitudes de otra gente que te ponen nervioso. Que te enfadan. Que te hacen sentir mal. Pero hay un momento en el que tu mente te dice: "No pasa nada. No te importa. Déjalo estar. ¿Qué más da?". Y lo haces. Y vuelves a sentirte bien. Aunque posiblemente un momento u otro llegará ese recuerdo a ti; ese malestar, que te ayudará a rememorarlo. Quieras o no. Pero de nuevo, tu cerebro, como buen amigo que es, te repetirá las mismas palabras; y, por supuesto, le escucharás.

No es que haya ocurrido nada relevante ni interesante en mi vida. Simplemente son cosas que pasan. Actitudes globalizadas que me crispan y me hacen sentir un maldito freak. Y lo peor es cuando intento explicar por qué me molesta... ¡Y no lo entienden! Es como: "Oh, en serio no puedes comprender algo tan absurdamente... ¿lógico? ¿O es que hacerlo desmontaría tus esquemas y no te interesa verlo?". Algo así. Pero luego pienso que quizá soy yo quien se equivoca. Quien ve las cosas desde la perspectiva incorrecta. Pongo las hipótesis sobre la mesa, intento analizarlas de forma totalmente objetiva, pero al final me sigue pareciendo lo mismo: Su forma de vivir o de pensar está fuertemente condicionada por la educación y la sociedad hasta tal punto que cosas totalmente incomprensibles les parecen normales. Y sí, yo soy parte de la sociedad, pero me he tomado horas... años, más bien, en intentar analizar mi vida y mi pensamiento. ¿Es eso, a caso, incorrecto?

Por poner un ejemplo, hay algo que no consigo entender. Al inicio de mi blog dije que soy un come-hierbas. Y sin duda empatizo mucho más con un animal que con el ser humano en sí; eso del especismo parece no ir conmigo. Y es algo que, cuando estoy en confianza, hablo con los de mi alrededor. Yo jamás impondré mi forma de pensar al resto de las personas. No tengo ningún interés. Ni tan siquiera comparto mis pensamientos con la comunidad Veg. que a veces son incluso más absurdos que los otros. Simplemente planteo una pregunta, que nunca, jamás, nadie me puede responder, porque en el fondo lo saben y duele aceptarlo: ¿Por qué tantos millones de habitantes están en contra del maltrato animal -toros, perros, gatos...- pero sin embargo consumen carne producto de una cadena donde se veja y destroza a un animal totalmente vivo? Y me explico. En los mataderos industriales los seres vivos habitantes en ellos están en unas condiciones pésimas. Pésimas de verdad. En cajas recluidos. Heridos. Malnutridos. Hormonados. Semi-desangrados cuando les llega el momento o haciéndoles sufrir. ¿Por qué la gente no quiere verlo? Su respuesta es siempre: Si tuviera que hacerlo yo, no lo haría. ¡No fastidies! ¿En serio? No puedo entenderlo. Lo intento. Lo he intentado desde hace años y no lo logro.Y sí, yo también he comido carne durante la mayor parte de mi vida, hasta que me di cuenta que sentía aflicción por un gato al que le tiran piedras y luego me comía un pollo maltratado. Y desde entonces he intentado ser coherente con mi mundo interior; con mis propios pensamientos. Realmente este tema no me importaría tanto si los animales estuvieran tratados correctamente. Es decir, que se criaran de forma digna y les mataran sin que sintieran dolor (y existen granjas así, pero la carne entonces aumenta en precio y eso no interesa a casi nadie). Pero eso no es posible, porque la humanidad prefiere apartar la mirada y seguir protestando por un perro moribundo mientras comen un bistec que ha sufrido más que el propio can. Aún así no juzgo a nadie. Se que la gente hace lo que le enseñan, y de eso, no tienen culpa. Tampoco creo que yo tenga la razón. Solo intento ser, como dije, coherente con mis pensamientos; al igual que habrá gente que le de igual una vida de un perro, gallina o caballo; y están en su derecho. Hay de todo. Pero esa poca coherencia, en este tema y otros muchos, me increpa. Sobre todo por los que intentan burlarse de mi alimentación o me dicen tonterías sobre ella. No me juzgues y no te juzgaré. Tú tu vida, yo la mía. Si yo te respeto, respétame. ¿Es tan difícil? Por suerte hoy en día es algo bastante extendido y la gente no se sorprende cuando dices que no comes carne. También se van concienciando. Y eso está bien.

Y sí, supongo que es extraño que tenga tanta devoción por un animal. Siempre la he tenido, desde pequeño. Tengo tres perros y una es especialmente mía. Y la quiero. La amo. De verdad. Me hace reír. Me hace querer abrazarla y besarla. Me siento bien agarrándola a mi brazo o mordiéndole la oreja. Y la prefiero antes que muchas personas. Antes que a la mayoría. Así que volvemos a lo mismo, el especismo, o lo que va siendo lo mismo: No ir de cara a los de mi especie, no es lo mismo. Puedo valorar, objetivamente, ambas vidas. Y no me gustaría elegir entre una de ellas, pero en líneas general, prefiero estar acompañado de un animal que de un humano zoquete (que haberlos, haylos). 

En fin, dejando esto te lado, que empiezo a escribir y no paro. Con el peso voy fatal. Estoy en modo obsessive, pero a niveles que no sé si lo había estado jamás. Poco que como me parece un mundo. Un mundo de verdad. Se me hace pesado aguantar una comida dentro. Tengo la necesidad de vomitar. Y pesarme. Y comer. Y vomitar. Y pesarme. Durante todo el día. Y eso incrementa la ansiedad. No estoy realmente mal. Estoy bastante neutro. Pero no puedo dejar de preguntarme dónde llevará esto

Al final, al principio...
Un camino hacia la nada.







12 comentarios:

  1. tuve conversaciones parecidas con mucha gente y por lo que pude comprender, muchas personas tienen la idea de que ciertos animales(vacas, cerdos, etc) cumplen la "función" de alimentar y otros (perros,gatos,etc) la de ser mascota. Es terrible pero si nos ponemos a pensar, en muchas partes del mundo ni siquiera se respetan los derechos humanos así que como podemos pretender que se respete la vida de animales torturados por tradición. No es que crea que la vida de un ser humano deba ser mas valiosa, solo digo que directamente la vida en este mundo no vale nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo contigo. Pero generalmente si a alguien le preguntas sobre salvar una vida animal o una humana, una gran mayoría optaría por la de su especie sin ni tan siquiera llegarse a plantear el por qué. ¡En fin! Tampoco es un tema a tomar en serio, simplemente le doy vueltas a las cosas y me paso de rosca.

      Eliminar
  2. Yo creo que sentir nos da miedo porque la sociedad ha hecho que sea así, y por mucho que uno tenga su mundo interno y su propia autocrítica, la influencia externa es inevitable. Ubicamos ciertos sentimientos (tristeza, debilidad, miedo...) como malos y hacemos todo lo posible por apartarnos de ellos. Hubo un momento de mi vida en que me creí tanto eso de que podía no sentir nada que al final, parecía que era así o realmente lo era, y todo lo que quería era sentir algo, pero era incapaz.
    Respecto al veganismo, el problema está como en tantas otras cosas: respetar. Respetar que cada uno tiene su ideología, sus prioridades y sus hábitos, y que si tú no criticas los de otro, ese otro no debería criticar tampoco los tuyos. También es muy típica la respuesta de "Es que las plantas también tienen sentimientos". Personalmente, no me apasiona comer carne, no me gusta pensar que me estoy comiendo un animal, y durante algunos años la evité por completo. A día de hoy, con mi ritmo de vida, mis necesidades proteicas, el tiempo y dinero del que dispongo... (en fin, circunstancias en general) he de consumir productos animales. No es algo de lo que me sienta orgullosa, pero me antepongo a mi misma. Sé que se puede llevar una alimentación decente sin comer nada de procedencia animal, pero yo a día de hoy soy incapaz. Eso sí, respeto a los que sí lo hacéis.
    Muá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto lo que has dicho al principio. Pero esto me lleva a pensar por qué narices hacen esto. Durante años he conocido infinitas personas que no podían llorarle a ningún amigo porque creían que "sus problemas no les importaban a los demás", y sin embargo se desahogaban conmigo, un auténtico desconocido. Y eso, se mire por donde se mire, es triste.

      Yo, como es obvio, también sé que siguiendo una dieta equilibrada estás bien, cosa que yo no. Pero tampoco lo estaría comiendo carne, así que me quedo un poco igual. En mi caso las carencias están en la B12 y el hierro (y por tanto, anemia). Tengo medicamento pero no lo tomo, porque no quiero... Así que al final te acostumbras a vivir con ese desequilibro, menos cuando el cansancio me supera y tomo alguna dosis. Pero lo dicho, comiendo productos animales me ocurriría lo mismo por no comer/vomitar... ¡En fin, qué te voy a decir yo!

      Eliminar
  3. El problema de los humanos es que sí o sí tendemos a criticar a todo el mundo...Hay omnívoros que de quejan de los vegetarianos, y vegetarianos que van creyéndose mejor que nadie y juzgando a los demás. Pero bueno, cada uno a lo suyo, mientras haya respeto...
    Con el tema peso, qué te voy a contar, esto llegará hasta donde tú veas que quieres llegar. He sido del grupo selecto de las que querían ayunar hasta morirse, pero una depresión hace estragos.
    Ojalá estés mejor estos próximos días, que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El no-respeto viene de ambas partes. Por eso no soy miembro de ningún grupo, ni tan siquiera estoy en ningún foro. No me gustan los lugares donde la gente se reúne bajo idiologias o formas de vida, o lo que quieras llamarlo. Porque al final son personas y me siguen pareciendo igual de estúpidos e ignorantes unos que otros.

      Y aquí todos estamos por lo mismo, así que ... nada de lo que digamos viene por nuevo.

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Cariño, como bien dice por ahí una frase que ha sido mi bandera durante mucho tiempo:
    "No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma"
    Como bien mencionaste en mi blog, la gente suele asumir patrones preestablecidos sin siquiera analizarlos un poco, no tienen idea de "porqué hacen las cosas", no les interesa, si no mas bien, prefieren adoptar las costumbres de los demás para no ser tachados como "Freaks".
    Lo siento, de veras lo siento, porque quienes estamos continuamente analizándolo todo no solemos ser muy felices, porque el razonamiento es incómodo, es complejo, requiere esfuerzo y auto-juicio. Pero, aunque quizá no valga nada, yo aprecio tu forma de ser, he vivido en carne propia todo aquello que dices, es terrible, pero prefiero ser una freak, a una bolsa de carne y huesos que no hace chocar dos neuronas ni por todo el oro del mundo.
    Con respecto a los animales, te apoyo, es absolutamente válido lo que argumentas. Pero ese pensamiento para la mayoría también es profundamente incómodo, ergo la gente siempre se sentirá vulnerada cuando se les hace pensar en aquello.
    En lo del peso andamos iguales, la única forma es formarse hábitos fijos y seguirlos a pesar de todo el terror que produzcan.
    Espero te sientas mejor, abrazos apretados ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Lo que dices es así. Pero a veces, cuando se te van acumulando los años y tu razonamiento empieza a tener una base más sólida que la de una mente inmadura, te cansas. Te cansas de ver que todo sigue dando vueltas, como tu cerebro, pero que no hay respuestas correctas, simplemente algunas preestablecidas que la mayoría decide tomar como auténticas y verdaderas, aunque no lo sean. Y eso es incómodo. Auto-llamarse 'freak' lo es más, pero no sé qué calificativo puede encajar en algo así si no es el de pequeños y raritos monstruitos (adorables, eso sí). Pero por lo demás, en el fondo, ante mi insatisfacción e inconformismo, prefiero tener voz propia y dar vueltas a las cosas antes que afirmar con la cabeza ante todo lo que me dan.

      Un abrazo ;)

      Eliminar
  5. PD:
    Sobre el veganismo o vegetarianismo, te comprendo incluso intente serlo por meses y bajé como 10 kilos, luego lo dejé y subí más de peso... He tenido mejores resultados haciendo ejercicicios. Pero si tu puedes hacerlo, adelante. Admiro tu fuerza de voluntad y tu amor por los animales.
    Otro punto: Ese circulo vicioso de vomito atracon ansiedad es fatal y lo conozco. Te repito con respeto y estima: Relájate, quizá darte uno o dos días de comer normal sin dietas estrictas ni atracones ayude.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Daniela. Como siempre. Sé que mucha gente con problemas con la comida opta por el tema vegetariano/vegano para bajar de peso. No es mi caso, pero bueno, quienes piensen así bienvenidos sean. Pero como dije lo fundamental es el respeto y no parece estar muy a la orden del día.

      Intento relajarme, pero es difícil. De verdad. Cuando menos me doy cuenta... ¡Pum!

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Cuando una obsesion se instala en la mente, cuanto mas la rehuyas mas te perseguira...y se ee lo que hablo porque entre otras lindezas padezco un toc de tipo atormentado.Vamos que de obsesiones se un rato....y tambien es verdad que a mas insomnio y depresion mas fortaleza adquieren...
      Asi pues, mi "consejo" seria dormir bastante e intentar tratar la depresion, o incluso intentar una medicacion para obsesivos....hace unos años estuve con escitalopram y clonazepam y las bsesiones se volvieron menos virulentas....no se...al final todas son distintas formas de ansiedad..por probar que no quede, no?.....
      (Eso si , aviso d que al menos en mi caso, las autolesiones aumentaban en frecuencia con los tranquilizantes...)espero os sirva de algo.Abrazos.

      Eliminar
    3. Gracias por tus 'consejos', pero estoy en contra de los fármacos. Prefiero estar así antes que pasarme la vida drogado, aunque a muchos les ayude, no es una opción actual para mí ahora mismo.

      Eliminar