viernes, 2 de mayo de 2014

I can't

No puedo. No puedo más. Por mucho que busque razones no las hay. Solo pienso en mi futuro y veo muerte en todas partes. En hacerme daño. En arrancarme la piel. Me odio. Odio mi vida. Y me siento muy solo. Y no hay nadie cuando lo necesito, solo lágrimas y yo. Impotencia. Rabia. No puedo pensar en nada más que coger las cuchillas y destrozarme, porque es la única forma que tengo de seguir siendo lo que soy. Tengo miedo. De mí. De la vida. Todo el mundo crece. Todos forjan sus vidas y yo sigo igual que entonces.

Esto es una mierda, joder. Estoy en mi límite. Con la comida. Con la gente. Con mi cuerpo. Con todo. Solo quiero desaparecee. Volar. Ser libre. Dejarlo todo atrás.

Tengo ansiedad. Taquicardia. Y solo puedo pensar en abrirme el brazo de arriba a abajo. Por qué entre tantas putas personas no le tocó a otro. Por qué cojones a mí. Para qué vivo. Por qué. Esto solo empeora. Todo empeora siempre. Y no tengo fuerzas porque se agotan y estoy ya exhausto de luchar contra los fantasmas

20 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad no sé qué decirte ya que me encuentro en la misma posición que vos.
      Sólo que cuando tomes las cuchillas y te destruyas el brazo acordate cuánto no quiero que lo hagas.
      Y también de que nada es permanente.

      Eliminar
  2. La cuestion es: estas al limite porque no ves otra salida que morir o destrozarte,o porque realmente no la hay? Siempre hay solucion.
    Si no puedes luchar solo porque te abandonan las fuerzas,pide ayuda.No es un fracaso,solo un empujon para seguir caminando.No te rindas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar,

      Perdona la demora en responder, no tengo perdón de Dion *inserte risa aquí*

      Algunas personas, por alguna razón que aún no he logrado descifrar, necesitamos vivir al límite, porque sin él, no hay nada más. Extraño, diferente, pero así es.

      Eliminar
  3. Ya te lo dije ayer, si no ves otra salida, pide ayuda profesional. Entre tu peso bajo y tal y como estás psicológicamente me parece que la terapia será lo mejor. Obvio con grupo de apoyo o alguien competente, lo cual es una lotería (ya sabes que no creo en los loqueros, pero a veces no hay otra).
    Mua.

    ResponderEliminar
  4. Me molesta leerte tan mal. Entiendo muy bien lo que pasás. Es un espanto. No puedo decirte más que cuidate y que espero que vengan días menos malos? Que las cosas mejoren un poco, que repunten de nuevo. No hagas locuras. Si algo nos ha dado esta vida que nos tocó es paciencia..

    Este es mi blog nuevo, diferente al anterior. Te sigo otra vez.
    Espero saber de vos :)

    ResponderEliminar
  5. Que chimbo leerte tan mal:c no se quien seas, pero estoy segura de que puedes<3 Todo en esta vida pasa, hasta los momentos malos que parecen que no... Espero que empieces a tener días mejores... Cuídate mucho y no hagas nada estúpido; besos famélicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Ha pasado tiempo, pero una respuesta tarde es siempre mejor que una que nunca llega, ¿no? ;)

      Eliminar
  6. Menuda mierda. Algo-alguien habrá que te consuele o te haga sentir mínimamente mejor. Un desahogo. Lo que sea. Bueno,eso espero yo: me dá rabia leer que te sientes tan sumamente mal. Tal vez sí exista una forma de tratarlo, o simplemente huir de todo; un cambio de vida, de lugar, de personas. Igual así te sientas liberado. Pero qué sé yo.
    Si has podido con eso hasta ahora podrás siempre porque eres fuerte. Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa,

      Perdona la tardanza en la respuesta, soy así. Un caos para todo, qué le vamos a hacer. ¿Hay algo? Quizá sí, quizá no. Con los años lo veré, sea un lado u otro, después de todo cualquier humano tiene un principio y final; o eso es lo que nos han dicho siempre.

      Muchas gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  7. Sólo te diré qué pienses bien lo que haces ahora y después.

    ResponderEliminar
  8. Supongo que andas bastante jodido y por eso no escribes.Espero te recuperes o te suelten pronto si te han encerrado en el hotel.
    Saludos y fortaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por interesante tanto, Pilar. De corazón te lo digo.

      Eliminar
  9. No sabes cuánto me identifico contigo. Mirar la vida pasar tras los cristales de una jaula. A veces de oro, a veces de hielo, a veces mármol, a veces acero. En realidad, sólo deseas volar y dejar todo atrás. Volar y llegar a ese lugar más allá del arco iris, donde los petirrojos cantan y los limoneros ofrecen flores de dulce aroma a canela y piel. Siempre soñando, siempre despierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manu,

      Gracias por tu mensaje y perdona la demora en la respuesta.

      En realidad lo leí, porque me llegó al correo y me provocó una sonrisa. Así que gracias, por segunda vez.

      Me alegro, en cierta forma, de que alguien sienta las cosas como yo. O parecido. No hay dos humanos iguales, dicen. Y es curioso que un saco de carne y huesos formado a partir de la 'nada' pueda llegar a expresarse, sentir y escribir de esta forma.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Yo he querido salir de este infierno, pero no puedo, se que si queremos salir tenemos que hacerlo por nosotros mismos y nuestro bienestar, pero no se si tenga caso, no encuentro las fuerzas necesarias en mi misma, y no quiero depender de alguien más porque se que terminaré lastimandolo. Aveces quisiera dormir y esperar a que muera.

    Tal vez no te sirva de consuelo (x q a no me ha servido mucho) pero la única forma de salir adelante es encontrar algo de voluntad dentro de nosotros, no hacerlo por los demás porque no tiene caso, hazlo por que quieres vivir para ti y tu felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La voluntad se tuerce, como las personas. Somos frágiles y fuertes. Valientes y cobardes. Somos la dualidad en sí misma y siempre será así. Y nuestro destino no solo depende de nosotros, si no de lo que nos añade la vida y cómo terminamos afrontándolo.

      Eliminar